Proyección y Mesa redonda

El oro de Tresminas (Paisaje cultural y tecnología minera romana)

 

Túnel Pedroso

Miércoles, 15 de junio
Salón de actos, 18:30
Asistencia libre y gratuita


Ponentes:

  • Pedro C. Carvalho, Universidade de Coimbra, Portugal
  • Joaquim Garcia, ArqueoHoje, Viseu, Portugal
  • Luis Filipe Gomes, ArqueoHoje, Viseu, Portugal
  • Rui Pedro Lamy, Frames From a Future, Portugal
  • F. Javier Sánchez-Palencia, Instituto de Historia, CSIC

 

El oro de Tresminas es un film que ha recibido el premio (Viriato de Oro) en la categoría de documental en el Festival de Cine Arqueológico de Castilla y León celebrado recientemente en Zamora. Se ha realizado con motivo de un nuevo montaje expositivo llevado a cabo por encargo de la Cámara Municipal de Vila Pouca de Aguiar en el Centro de Interpretación del paisaje cultural de Tresminas. Este nuevo montaje ha sido distinguido a su vez como la mejor Información Turística de 2016 por la Asociación Portuguesa de Museología (APOM).

La zona minera de Tresminas constituye uno de los paisajes culturales más espectaculares del noroeste de Hispania. Hace unos 2000 años un destacamento de una de las poderosas legiones romanas se instaló en la Serra da Pradela para organizar y controlar la explotación a gran escala del oro de Tresminas y Jales (Vila Pouca de Aguiar, Vila Real, Portugal).

En Tresminas pueden apreciarse aún las espectaculares huellas de esa explotación: dos grandes cortas o desmontes mineros (Covas y Ribeirinha) y una menor (Lagoinhos), así como profundas galerías excavadas sobre todo para permitir el tratamiento y evacuación de toda la roca extraída y una extensa red de canales de abastecimiento de agua para las minas, que nacen en presas y finalizan en depósitos de almacenamiento. 

Galeria dos Alargamentos

Se conservan también enormes escombreras que llegan a rellenar valles y uno de los elementos más característicos de esta zona minera: un gran número de molinos de pilones o morteros de granito utilizados en el molido final del mineral.

Pero también quedan importantes testimonios de los hombres y mujeres que vivieron y trabajaron en Tresminas, y que murieron allí en los dos primeros siglos de nuestra Era. Como resultado de la actividad realizada en ellas a lo largo de más de 200 años, estas minas de oro han pasado a ser unas de las más importantes de todo el Imperio Romano. En la actualidad, el territorio aurífero de Tresminas, por ser el más complejo y el mejor conservado y por extenderse a lo largo de varios kilómetros, es el más importante del Portugal romano.