El Campico de Lébor

Durante la campaña de excavación de La Bastida de 1944, Eduardo del Val exploró el cercano yacimiento calcolítico de Campico de Lébor. El yacimiento ocupa una terraza aguas abajo junto a la rambla del mismo nombre y había sido descubierto años atrás por Juan Cuadrado Ruiz, quien también asistió a los trabajos de 1944.

En tan sólo cuatro días de mediados de septiembre, se abrieron dos catas que depararon el hallazgo de diversas estructuras excavadas en el suelo, denominadas “hoyos” e interpretadas como fondos de cabaña y silos. Entre los objetos muebles, destacan los útiles de piedra tallada (puntas de flecha, hojas cortantes, dientes de hoz) y pulimentada (hachas, azuelas), siendo escasos los hallazgos cerámicos y la industria ósea.

Los resultados de la excavación fueron publicados por Eduardo del Val varios años después (Eduardo del Val Caturla (1948), “El poblado del Bronce I Mediterráneo del Campico de Lébor, Totana (Murcia)”, Cuadernos de Historia Primitiva, Año III, nº 1, pp. 5-26).

En este catálogo se presentan 48 fondos documentales en los que se recogen vistas generales del yacimiento desde distintas orientaciones, estructuras (hoyos) y aspectos más puntuales de la excavación.

 

 Hoyo I    Hoyo II    Hoyo III    Hoyo IV    Hoyo V    Hoyo VI    Hoyo VII