Máscara de momia egipcia

Departamento de Egipto y Oriente Próximo

Máscara de momia egipcia tras la restauración

Periodo Ptolemaico a periodo Romano s.I a.C. – s. I d.C.
Número inventario: 2015/26/1
Materia y técnica de fabricación: Fibras de lino, carbonato de calcio, pan de oro, pigmentos. Cartonaje dorado y policromado.

 

Estado de conservación

 

El estado de conservación es irregular, tiene gran cantidad de alteraciones tales como suciedad superficial, craquelado de la preparación, pérdidas de policromía, degradación de las fibras y grietas.
A nivel organoléptico presenta lo que parece un repinte en un tono oscuro negruzco en toda la parte superior. Para poder realizar una intervención óptima es preciso saber si podría ser un repinte moderno y por lo tanto debería retirarse. Por ello se realizaron una serie de análisis fisíco-químicos en los laboratorios del IPCE.

 

Intervención

 

En el momento de su adquisición en 2014 y para proteger su integridad física durante el traslado al MAN se realizó un engasado de urgencia en las zonas que presentaban mayor fragilidad, reverso y grietas. Ya en el laboratorio de restauración se completó el engasado de protección hasta poder comenzar la intervención, lo que se hizo una vez obtenidos los resultados de las analíticas previas de caracterización de materiales.

En primer lugar se corrigió una deformación en uno de los lados del cartonaje utilizando pulpa de papel húmeda sobre una lámina de GoreTex ®.

La intervención continuó con uno de los procesos más importantes en las labores de conservación-restauración y también uno de los más delicados: la limpieza. De ella dependen la futura estabilidad físico-química del bien, así como su lectura y su apreciación estética.

Primero se realizó una limpieza mecánica utilizando aspiración y se completó con una limpieza físico-química, consistente en la retirada del tono oscuro en la parte superior de la cabeza utilizando bisturí y disolventes. Se justifica esta retirada al ser una intervención moderna, ya que en las muestras analizadas aparece blanco de bario que no se utiliza hasta el siglo XVIII.

La intervención se completó con la reintegración de las faltas, proceso con el que se pretende evitar pérdidas mayores así como devolver la legibilidad de la obra. Se divide a su vez en dos fases: la reintegración volumétrica y la reintegración cromática.
Para la reintegración volumétrica se ha utilizado papel japonés Kozo, con el que se ha realizado pulpa de papel para después, utilizando como adhesivo Klucel G en alcohol, realizar una especie de pasta de papel

con la que se completaban las lagunas volumétricas de la pieza que generaban peligro para su estabilidad.

La reintegración cromática ha sido la última fase del tratamiento de la máscara. Se trata de completar las pérdidas de color de la capa pictórica y tiene como objetivo recuperar la unidad estética de la obra. Aunque existen diversas técnicas, en este caso hemos optado por una reintegración mimética y en el anverso por el puntillismo o estarcido, utilizando como medio la acuarela.