Felipe Mateu y Llopis

(Valencia, 1901 - Barcelona, 1998)

 

Felipe Mateu y Llopis

Felipe Mateu y Llopis es una figura muy conocida en el ámbito de las bibliotecas, donde vivió la mayor parte de su actividad profesional, y en la investigación numismática, a la que dedicó gran parte de su inmensa producción científica. Su paso por el Museo Arqueológico Nacional fue breve, apenas diez años, pero dejó en él una profunda huella y marcó de forma indeleble su larga y prolífica vida.
Licenciado en 1923 en Filosofía y Letras, Sección de Historia, por la Universidad de Valencia, Mateu tomó contacto por primera vez con el Museo como joven investigador y alumno de prácticas (1924-1926). En julio de 1930 volvió ya como funcionario del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y fue adscrito a la Sección III (Numismática y Glíptica), aunque en octubre se trasladó por unos meses a la plaza de director del Museo Arqueológico y Biblioteca Provincial de Tarragona.
Mateu forma parte de la que ha sido descrita como “la rica promoción de 1930”, que protagonizó un período desbordante de actividad y reformas en las que él tomo parte de forma muy activa –sus publicaciones y catálogos siguen siendo aún hoy referencia indispensable-, dinamismo que fue cortado de raíz en julio de 1936. El 4 y 5 de noviembre vivió el episodio conocido como la incautación del oro del Museo: la salida, y posterior desaparición, de parte de la colección de monedas de oro, una desgracia que vivió como un trauma hasta el final de su vida.
En marzo de 1937 fue trasladado a Valencia, donde permaneció hasta el final de la guerra. Se reincorporó entonces a su plaza hasta que en 1940 se convirtió en Director de la Biblioteca Central de la Diputación de Barcelona, reconduciendo su carrera profesional sin perder nunca la memoria de su paso por el Museo, evocado en varios de sus escritos posteriores.

 Paloma Otero Morán