Biografías      

Juan Catalina García López

Director de 9 de agosto de 1900 a 18 de enero de 1911

Juan Catalina García López

 

Juan Catalina García López (Salmerón, Guadalajara, 24 de noviembre de 1845 - Madrid, 18 de enero de 1911) fue, entre sus muchas ocupaciones y cargos, historiador y arqueólogo. Se licenció en Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad Central y en 1895 obtuvo la cátedra de Arqueología y Ordenación de Museos de la Escuela Superior de Diplomática y entró a formar parte del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, cuya Jefatura Superior llegó a ocupar.

Tras la supresión de la Escuela Superior de Diplomática en 1900 ocupó las cátedras de Arqueología y de Epigrafía y Numismática en la Universidad Central y fue nombrado director del Museo Arqueológico Nacional.

Durante su dirección, y a pesar de la reciente inauguración de la nueva sede en 1895, comenzaron las obras y reinstalaciones, muy necesarias según el artículo publicado por Amador de los Ríos en La España Moderna (1903). Fueron necesarios varios cambios en las salas para lograr mayor amplitud, se desmontaron varias instalaciones para la colocación de la portada de San Pedro de Arlanza, fueron retiradas las columnas y techumbre de la sala donde se exponían objetos de la India y Persia, y la Sección Etnográfica volvió a sufrir una nueva reinstalación en 1908 debido la celebración de la Exposición Conmemorativa del Dos de Mayo de 1808. A esto se sumó la entrega del espacio ocupado por las colecciones postcolombinas al Archivo Histórico Nacional.

Esta situación no fue óbice para la participación del museo en exposiciones temporales, tanto en España como en el extranjero, destacando la del Toisón del Oro en Brujas (1907), la celebrada sobre Arte musulmán en Munich (1910), o las organizadas por la Sociedad Española de Amigos del Arte en la Biblioteca Nacional, como la Exposición Cervantina de 1905 o la de Cerámica Española de 1910.

Igualmente, siguieron ingresando nuevas colecciones, ya fuera por adquisición del Estado, donaciones o depósitos. La supresión de instituciones como el Ministerio de Ultramar, la Escuela Superior de Diplomática y la Escuela de Industrias de Toledo vinieron a aumentar los fondos del museo, y a esto se sumaron importantes adquisiciones, como la colección de Manuel Rico y Sinobas, de gran variedad temática. En paralelo al trabajo con los fondos del centro, y para facilitar el conocimiento del museo, se publicó la obra de Francisco Álvarez-Ossorio Una visita al Museo Arqueológico Nacional (1910).