Biografías      

José Amador de los Ríos y Serrano

Director de 5 de febrero a 16 de noviembre de 1868

José Amador de los Ríos

 

José Amador de los Ríos (Baena, Córdoba, 30 de abril de 1818 - Sevilla, 17 de febrero de 1878) es secretario de la Comisión Central de Monumentos en 1844 y en 1848 catedrático de Literatura de la Universidad Central. Miembro de la Real Academia de la Historia, forma parte en 1859 de su comisión para excavar en Guarrazar, siendo fundamental su participación en la posterior reclamación del tesoro expoliado y trasladado a Francia.

El 5 de febrero de 1868 es nombrado director del Museo Arqueológico Nacional, centrando su trabajo en la adaptación de los espacios y el aumento de los fondos.

En el Casino de la Reina convierte los edificios que rodean la capilla en una sola crujía con siete grandes salones, llena de anaqueles las salas bajas del palacete e instala la dieciochesca estantería del monetario en la primera planta, donde se reubican las monedas clasificadas. Edifica un pabellón para los trabajos de restauración y convierte el antiguo invernadero en un salón para la sección etnográfica.

Al tiempo se trabaja en las tareas de inventario y clasificación de los fondos, base del catálogo científico para lo que, según informa el propio Amador a Instrucción Pública “se divide el Establecimiento en cuatro secciones provisionales que habrán de rectificarse en su día, conforme a los principios de la ciencia arqueológica: [...] Sección Etnográfica [...] Sección de Antigüedades Europeas [...] Sección Epigráfica [...] Sección de Numismática”.

Dispuesto a acrecentar los fondos, Amador de los Ríos se dirige a particulares e instituciones, ímpetu premiado con numerosos ingresos, sobre todo cordobeses, como los objetos de las necrópolis ibéricas excavadas por Maraver en Fuente Tójar y Almedinilla o los de Cerro Muriano, enviados por Vilanova y Tubino. Llega un depósito de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y numerosos objetos recogidos por las Comisiones de Monumentos provinciales.

El Museo es atacado durante la Gloriosa y Amador de los Ríos organiza su defensa armando al propio personal. Tras sufrir un atentado en plena calle el 16 de noviembre de 1868 se refugia en el Ministerio de Fomento donde presenta su dimisión, siendo declarado cesante ese mismo día.