Biografías      

Pedro Felipe Monlau y Roca

Director de 12 junio de 1867 a 4 febrero de 1868 

Pedro Felipe Monlau y Roca

Pedro Felipe Monlau (Barcelona, 30 de mayo de 1808 – Madrid, 18 de febrero de 1871) tuvo una amplia formación que abarcaba tanto las ciencias como las letras. Doctor en Medicina y Cirugía, cursó estudios de Lengua y Literatura Griega, Economía Política y Administración. Considerado como uno de los padres del “higienismo” en España, fue un gran erudito y una de las figuras clave de la Escuela Superior de Diplomática, como catedrático y director de la misma.

El 12 de junio de 1867 se convirtió en el primer director del Museo Arqueológico Nacional y a su lado comenzó la naciente plantilla de facultativos y empleados. En la parte científica contó con gente idónea, como Francisco Bermúdez de Sotomayor, encargado del monetario ya en la Biblioteca Nacional, y con compañeros de la Escuela de Diplomática, como José María Escudero de la Peña, profesor de Paleografía y Manuel Oliver y Hurtado, catedrático de Epigrafía y Geografía de la Antigüedad y Edad Media. El cuerpo facultativo lo completaban Fernando Fulgosio, Mariano Lagasca, Luis Ortiz Zárate y José Joaquín Ezquerra del Bayo. Un conserje, dos porteros, un vigilante de noche, un capataz de jardines y dos mozos completaban esta plantilla para la que Monlau redactó “Instrucciones y Reglas” sobre sus cometidos.

Lejano aún el momento de la inauguración (1871), estos primeros meses de su breve dirección estuvieron centrados en la recepción de los fondos fundacionales del museo y en conseguir dotación económica para atender las necesidades básicas de funcionamiento.

El enero de 1868 el Ministerio ordena la redacción del catálogo de las piezas del Museo. Monlau comenzó el inventario de los fondos, pero el cumplimiento de esta instrucción lo acometerá el siguiente director, José Amador de los Ríos, pues la obtención de la cátedra de Higiene Pública y Epidemiología en la Facultad de Medicina de la Universidad Central lleva a Monlau a presentar su renuncia, aceptada por Real Decreto de 4 de febrero, cesando en su puesto el 10 de febrero de 1868.