Manuel de Assas y Ereño

(Santander, 28 de junio de 1813-16 de junio de 1880)

 

Aunque cursó estudios de Filosofía en Burgos y Derecho en Valladolid y Madrid, su auténtico interés eran la Arqueología y la Lingüística Oriental comparada. Oyente en la Central de Madrid de Lengua Griega, Árabe y Hebrea, en 1852 estudia Sánscrito y Céltico en el Collège de France y Antigüedades Egipcias y Arqueología en la Sorbona, disciplinas que enseñará en España, donde se le considera el introductor del Orientalismo. En el Ateneo de Madrid impartirá “Historia Universal de la Arquitectura” (1849-1852) e “Historia de la arquitectura española” (1846-1849), sobre las que publicó diversas obras, destacando el Álbum artístico de Toledo (1848), y artículos en revistas como el Seminario Pintoresco Español, describiendo e interpretando monumentos del patrimonio artístico español. Entre 1859 y 1861 estudia en la Escuela Superior de Diplomática, de la que sería Catedrático de Elementos de Arqueología (1867-1876).
Archivero Bibliotecario desde 1861, es ayudante de tercer grado en la Biblioteca Nacional. En 1867 es trasladado al Museo Arqueológico Nacional, a la sección de Antigüedades Clásicas Europeas y posteriormente a la Sección Segunda -Edades Media y Moderna-, que dirigió, donde trabaja con Tomeo y Gorostizaga. Junto a Castellanos, Bermúdez y Castrobeza recopilan en la Biblioteca Nacional la documentación de las monedas y piezas que habían pasado al Museo para conservar su historia y ayudar a su clasificación.
Con Ruiz Aguilera y Rada formará la comisión encargada de decidir sobre los objetos arqueológicos en edificios religiosos incautados. Acompañado de Savirón, examina los objetos que se hallaban en el antes monasterio del Paular y entonces propiedad de Sánchez Merino, valorando la posibilidad de llevar alguno al MAN, como la reja o la sillería.
Colabora en Museo Español de Antigüedades, fundamentalmente con artículos relativos a su sección, como los capiteles y sepulcros de Aguilar de Campoo, el crucifijo de D. Fernando y Dña. Sancha o a la lápida de Martín Fernández Cortina.
Cesa por fallecimiento el 16 de junio de 1880.

Concha Papí Rodes