Carlos Castrobeza y Fernández

(Madrid, 9 de octubre de 1830 – 17 de diciembre de 1890)

 

Carlos Castrobeza y Fernández

Ingresa en el Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios el 18 de julio de 1859, siendo su primer destino el de ayudante de Tercer Grado en la Biblioteca de la Universidad de Valencia. Allí presta sus servicios hasta el 12 de febrero de 1861, fecha en que es trasladado a la Biblioteca Nacional de Madrid. En ambas instituciones se encarga del estudio de las colecciones monetarias.
Cuando en 1867 se adscriben al Museo Arqueológico Nacional los fondos numismáticos del Museo de Medallas y Antigüedades de la Biblioteca Nacional y, con ellos, las personas encargadas de su custodia, Carlos Castrobeza entra a formar parte de la primera plantilla del Museo (17/06/1867), en su sede del Casino de la Reina. Desempeña funciones de ayudante de Segundo Grado en la Sección Tercera (Numismática y Dactilografía), junto a Basilio Sebastián Castellanos de Losada y a las órdenes de Francisco Bermúdez de Sotomayor. En dicha sección promociona a ayudante de Primer Grado (1868), oficial de Tercer (1869), Segundo (1873) y Primer Grado (1880) y Jefe de Tercer Grado (1890). Pocas semanas antes de su muerte, es nombrado Subdirector del MAN.
Como uno de los responsables del Monetario, llevó a cabo la clasificación y ordenación de sus fondos, unas 106.000 piezas. Asimismo, y entre otras labores, fue comisionado para valorar y catalogar diversos repertorios de monedas.
Sus investigaciones se centraron en la Numismática, especialmente de época Clásica, y, al final de su vida, en los códices mayas prehispánicos, sobre todo en los pertenecientes al MAN, el Cortesiano y el Troano, del que precisamente tramitó su compra.
Su actividad se completó, en el ámbito de la docencia, con los cargos de profesor auxiliar (1868) y sustituto (1876) de las cátedras de Numismática, Arqueología y Museos en la Escuela Superior de Diplomática. Fue, además, Académico, socio, vocal y/o miembro de diferentes asociaciones científicas, internacionales y españolas, como la Sociedad de Numismática y Arqueología de París, la Sociedad de Bibliófilos Españoles o la Junta Facultativa del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Museos de Antigüedades.

Paula Grañeda Miñón