Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Exposición
  3. Recorridos temáticos
  4. Historias Queer
  5. La sexualidad en Roma

La sexualidad en Roma

Planta 1, Sala 19, Vitrina 19.3. Lucerna con escena erótica
Pulse para ampliar
Pulse para ampliar

En esta pequeña lucerna (lámpara de aceite) del siglo I d.C. vemos representada una escena erótica, con dos personas manteniendo relaciones sexuales mientras una toca un instrumento musical llamado hydraulis. La iconografía erótica es bastante común en lucernas, objetos que se destinaban al ámbito privado. No tenemos certeza absoluta de lo que está representado, más allá de su contenido erótico. Sin embargo, sería posible que, en el contexto romano, se tratara de dos hombres teniendo sexo, ya que las representaciones homoeróticas masculinas son relativamente abundantes en Roma.

A grandes rasgos, existen algunas similitudes entre las convenciones sociales sobre sexualidad en los ámbitos griego y romano: el ciudadano romano podía tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo, siempre y cuando fueran con un esclavo o un extranjero, preferentemente de menor edad, y con el ciudadano en un rol dominante. No hay en Roma, sin embargo, un equivalente directo de las relaciones entre erómenos y erastés, es decir, ningún tipo de relación homoerótica entra ciudadanos entraba dentro de lo socialmente aceptado. En general, además, el homoerotismo tenía en Roma menor visibilidad.

Una vez más conviene recordar que hay una gran diferencia entre lo que contempla la norma y lo que ocurre realmente en la vida diaria. El poeta Marcial, por ejemplo, escribe muy abundantemente sobre hombres que aman a otros hombres de su misma edad, o que asumen roles pasivos, si bien lo hace en tono de burla y escarnio.

Las escenas de sexo entre mujeres son mucho más raras, pero no inexistentes. Conocemos de hecho algunas lucernas con imágenes de sexo oral entre mujeres, así como algunas pinturas. El sexo entre mujeres, sin embargo, era a menudo objeto de burla en el mundo romano y, como en otras sociedades patriarcales, la sexualidad femenina recibe relativamente poca atención.

Siguiente QR. Planta 1, Sala 22 >

Subir