Vous êtes ici:
  1. Inicio
  2. Exposition
  3. Parcours thématiques
  4. Historias Queer
  5. Intersexualidad, entre lo divino y lo humano

Intersexualidad, entre lo divino y lo humano

Planta 2, Sala 36, Vitrina 36.1. Un mundo cosmopolita. Cántaro con Eros hermafrodita
Pulse para ampliar
Pulse para ampliar

Como hemos visto, la sociedad griega, establecía una fuerte dicotomía entre el varón y la mujer. Sin embargo, incluso en esta sociedad existían pequeños intersticios y zonas de ambigüedad en los ámbitos del sexo y del género.

En este “cántaro” (recipiente con función ritual en forma de copa) podemos ver la representación de una persona con rasgos sexuales tanto masculinos como femeninos; lo que hoy describiríamos como una persona intersexual. Se trata del dios del amor, Eros, con forma llamada ‘hermafrodita’, en referencia a Hermafrodito, figura mítica, según algunas fuentes hijo de Afrodita y Hermes, que presentaba rasgos de ambos sexos.

La iconografía de Hermafrodito, al representar la unión entre lo femenino y lo masculino, estaba asociada en el mundo grecolatino a la fertilidad y a la protección del matrimonio. Las primeras imágenes de Hermafrodito aparece en el siglo V a.C., y su iconografía adquiere gran popularidad en época helenística, la época a la que pertenece esta pieza. También en este periodo empieza a representarse a dioses como Eros o Dioniso con formas hermafroditas. Todas estas representaciones hacen referencia, no a un ser monstruoso o aberrante, sino a una poderosa forma superior con propiedades protectoras y propiciatorias.

Esto no significa, sin embargo, que las personas reales intersexuales recibieran este mismo tipo de lectura positiva. Fuera del mito, la percepción del hermafrodita se mueve entre la fascinación y el rechazo. Tenemos escasa información sobre intersexualidad en Grecia, pero en Roma sabemos, por ejemplo, que los bebés que nacían con rasgos sexuales dobles eran abandonados. La percepción de la intersexualidad en el mundo grecolatino presenta por tanto una marcada dualidad entre la apreciación de imágenes y el rechazo de individuos reales.

Siguiente QR. Planta 2, Sala 36, Vitrina 36.11 >

Subir