Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Exposición
  3. Percorridos tematicos
  4. Historias Queer
  5. Sexualidad y sociedad en la Antigua Grecia: Apolo y "los otros"

Sexualidad y sociedad en la Antigua Grecia: Apolo y "los otros"

Planta 2, Sala 36, Estatua de Apolo y Vitrinas 36.2 y 36.4. Hidrias del Pintor de Berlín
Pulse para ampliar
Pulse para ampliar

Apolo es el modelo de excelencia masculina griega en lo físico, lo intelectual y lo ético. Este modelo de perfección masculina era perfectamente compatible con una sexualidad más allá de los límites de lo heterosexual. Apolo, igual que dioses como Zeus, tiene en el mito amantes hombres y mujeres, siendo su amante varón más famoso el joven Jacinto, cuya trágica historia explica el origen de la flor del mismo nombre. La sexualidad griega desafía así claramente los límites de la moderna heteronormatividad.

Pero no por ello debemos pensar en la antigua Grecia como un paraíso de libertad y tolerancia sexual. Las normas sobre qué relaciones sexuales estaban bien y mal vistas en la sociedad helena no dependían tanto del género de las personas, como de su estatus. En la sociedad griega, el ciudadano libre se situaba en la cúspide social, y bajo él vivían las personas consideradas de menor rango; los “otros” sometidos al ciudadano: mujeres, extranjeros, esclavos (ver vitrinas 2 y 4, a la izquierda).

En todos los ámbitos, incluido el de la sexualidad, el ciudadano griego debía asumir un rol dominante, dentro de relaciones asimétricas, establecidas con personas de menor rango. Un ciudadano griego podía así tener sexo con esposa, concubina, esclavo o esclava, o prostituta extranjera o prostituto. Sin embargo, no debía tener relaciones con un ciudadano de su misma edad, o asumir un rol pasivo con cualquier varón de cualquier estatus. Esto, por supuesto, no significa que no hubiera relaciones fuera de estas normas, sino simplemente que estas eran rechazadas y ridiculizadas. Aristófanes, por ejemplo, en sus comedias, hace referencias a relaciones homosexuales entre ciudadanos adultos, pero para burlarse de ello. A veces, las marcas históricas de la diversidad sólo quedan en negativo.

Siguiente QR. Planta 2, Sala 36, Vitrina 36.10 >

Subir